Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web Obtener más información

Aceptar
Volver

COMPLIANCE: Condena a una empresa por carecer de medidas de control

11-10-2017
COMPLIANCE: Condena a una empresa por carecer de medidas de control

Una condena que se hubiese evitado si la empresa en cuestión hubiese implantado un programa de Cumplimiento Normativo con las medidas de prevención y protección de datos personales adecuadas, ya que el juez basa su condena en una ausencia del debido control.

En efecto, una empresa, de acuerdo con las penas previstas para personas jurídicas en el artículo 33 de Código Penal, ha sido condenada por delito fiscal por la Audiencia Provincial de Pontevedra a una multa de 200.000 € y a la inhabilitación para la obtención subvenciones o incentivos públicos por un periodo de dos años.

Lo destacable es que la Audiencia basa su condena en la ausencia del debido control y afirma que la obligación fiscal eludida “es fácilmente constatable y controlable, por lo que, a priori, se revela una ausencia de un debido control sobre una obligación ordinaria de naturaleza tributaria” lo que le permite, además, concluir “la existencia de responsabilidad criminal ya que nos encontramos en presencia de una obligación tributaria ordinaria, cuyo impago no fue constatado, ni controlado."

Los Programas de Cumplimiento Normativos, aunque se hayan desarrollado en profundidad, no pueden ser capaces de impedir que alguien en la empresa, con voluntad de delinquir, eluda los controles. Sin embargo, su existencia y la constatación de que el delito se cometió eludiendo las medidas de control previstas eximen a la empresa de esta responsabilidad penal.

Noticias relacionadas

23-09-2016

Con la muerte en los talones (reglamento europeo de datos personales)

Al final y, tras muchos años de debate y discusiones, el Parlamento Europeo ha aprobado el nuevo Reglamento de Protección de Datos Personales, que cambia por completo la concepción de la privacidad y la manera de tratar y gestionar los datos personales y que, además, implica la desaparición de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal.