Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis propias, para facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web Obtener más información

Aceptar
Volver

Regreso al futuro (Transferencia de datos personales entre EEE y EEUU)

10-02-2016
Regreso al futuro (Transferencia de datos personales entre EEE y EEUU)

A la velocidad del famoso DeLorian de la mítica película Regreso al Futuro protagonizada por Michael J. Fox, la Comisión Europea y EEUU han anunciado un acuerdo para la realización de transferencias internacionales de datos personales, para paliar los efectos devastadores que la anulación del Acuerdo Puerto Seguro (Safe Harbor) por el Tribunal de Justicia Europeo había ocasionado para el tratamiento de datos personales entre los EEUU y Europa.

Este nuevo acuerdo para las transferencias internacionales de datos personales entre EEUU y Europa pretende ser el sustituto del Acuerdo de Puerto Seguro, ya que la Comisión Europea después de analizar la situación de EEUU, considera que las medidas y salvaguardas ofrecidas por este país para el tratamiento de los datos personales de sus ciudadanos, son suficientes para celebrar un nuevo acuerdo al que se puedan adherir empresas que demuestren un nivel  adecuado de protección de datos personales.

La Comisión Europea prevé en breve disponer de un borrador de la Decisión, que deberán dictaminar las Autoridades europeas de protección de datos, y someter a un comité compuesto por representantes de los Estados miembros.

Se prevé que el acuerdo entre en vigor a finales del mes de abril, lo que sin duda, facilitará las relaciones comerciales entre las empresas europeas y norteamericanas, en especial las tecnológicas, y permitirá el tráfico de datos personales entre  ambos países.

Noticias relacionadas

24-07-2018

LA APROBACIÓN EXPRESA PARA ENVÍOS COMERCIALES

Desde el punto de vista de los ciudadanos, uno de los aspectos más destacados del nuevo Reglamento de Protección de Datos es la necesidad, que impone a los responsables de tratar sus datos, de tener su aprobación expresa y demostrable para utilizarlos para fines distintos a aquellas para las que fueron obtenidos. Por el contrario, este aspecto supone una exigencia importante para las empresas, que deberán recaudar los consentimientos necesarios.