Volver

¿Qué es un delegado de protección de datos?

04-02-2022
¿Qué es un delegado de protección de datos?

Toda empresa o institución de cualquier tipo está obligada a proteger la información de sus clientes. Esto ha cobrado más importancia con la reforma de la Ley Orgánica de Protección de Datos. Por ello, numerosas organizaciones han comenzado a incorporar una figura que vigile el cumplimiento de este aspecto y evite posibles reclamaciones. Pero ¿qué es el delegado de proteccion de datos y qué funciones tiene en el negocio? En este artículo lo analizamos y te lo mostramos.

¿Qué es el delegado de protección de datos?

Se trata de una persona encargada de supervisar el cumplimiento de la normativa referente a la protección de datos en una compañía. De esta manera, se integra dentro de la estructura organizacional para analizar que su funcionamiento y modo de actuar se ajusta a lo que la ley establece en esa materia.

La labor de este delegado es primordial, puesto que corrobora que el negocio está empleando la información de sus empleados, clientes y demás personas con total garantía. Su trabajo se lleva a cabo de manera independiente, discreta y responsable para evitar sanciones de la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos).

¿Es obligatorio tener un delegado de protección de datos?

Esta pregunta es bastante común, y deberías saber que hay distintas entidades que están obligadas a incorporar esta figura. Actualmente, se distinguen cuatro categorías:

  • Instituciones públicas de cualquier tipo, tanto estatales como autonómicas o locales.
  • Compañías proveedoras de servicios que traten con datos personales de sus clientes.
  • Empresas u organizaciones que se dediquen al seguimiento de información personal.
  • Negocios que den a los datos personales un uso distinto al convencional para su actividad.

Todas las demás organizaciones, tanto públicas como privadas, no están obligadas a incluir esta figura en su plantilla. No obstante, claro está que puede llegar a resultar fundamental, sobre todo teniendo en cuenta el panorama cambiante en lo relativo a este ámbito. Por ello, nuestra recomendación es no relegar este aspecto a un segundo lugar.

Cabe destacar un aspecto importante que a veces se pasa por alto. Si decides incluir voluntariamente un DPD, hay que ceñirse a las mismas imposiciones que si tu negocio estuviera obligado a contratarlo.

¿Qué funciones tiene dentro de la empresa?

Cabe destacar que este profesional ejerce la supervisión de la AEPD sobre aquellos sectores y entidades que conviene controlar. Por ello, su labor es independiente a la compañía y se lleva a cabo con la máxima rigurosidad posible. Principalmente, esta figura se hace cargo de las siguientes funciones:

  • Orientar: debe asegurarse de que el encargado de tratar la información sabe cómo debe hacerlo en cada circunstancia.
  • Supervisar: tiene que vigilar cómo se tratan los datos, cómo se obtienen y si se cumplen los derechos de los afectados.
  • Notificar: ante una violación de la LOPD, debe comunicárselo a las autoridades para que tomen las medidas oportunas.
  • Intermediar: es la vía de comunicación y consulta entre la AEPD y la empresa o institución para la que esté trabajando.
  • Asesorar: en caso de existir dudas, debe estar disponible de la empresa para las consultas que esta necesite realizar.
  • Documentar: debe obtener pruebas que certifiquen cualquier violación de la LOPD o un hecho susceptible de infracción.

Como puedes ver, las funciones del DPD son muy variadas. Sin embargo, todas ellas parten del mismo punto, que es el respeto a los derechos que tienen los usuarios en lo referente a su información personal.

En definitiva, el delegado de protección de datos puede ser esencial en tu empresa u organización. Los nuevos tiempos requieren un mayor cuidado con la información que se procesa en los negocios, sobre todo con la expansión de internet. Si tienes cualquier duda, puedes consultarnos en Lant Abogados. ¡Te esperamos!

Noticias relacionadas

14-01-2016

En busca del dato perdido (El Derecho al Olvido y la Protección de Datos)

El derecho a que determinados datos personales no aparezcan en los buscadores de internet, conocido como el derecho al olvido, no solo es una realidad, sino una obligación que deben aplicar todos los buscadores, independientemente de donde tengan su sede social. El 'derecho al olvido' consiste en la potestad de impedir la difusión de nuestros datos personales por internet cuando son obsoleto