Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso Más información Aceptar

La nueva política de transparencia

22-06-2017
La nueva política de transparencia

Con la aplicación del nuevo reglamento de protección de datos, muchas prácticas comunes en la captación y solicitud de autorizaciones para la utilización de datos personales ya no serán posibles. Tampoco lo será camuflar en un montón de páginas repletas de letra pequeña autorizaciones que requieren un consentimiento expreso.

Ahora, marcar una casilla de aprobación de una política de privacidad equivale a una aprobación expresa de su contenido y, por tanto, a conceder un permiso muy amplio y en conjunto de múltiples finalidades del tratamiento de sus datos. Esta es la regla general y lo que nos encontramos antes de apretar cualquier botón de enviar o comprar en la mayoría de páginas web: “Acepto la política de privacidad”.

Esta práctica dejará de ser legal con la aplicación del nuevo reglamento. Éste exigirá una política de claridad y transparencia a la hora de explicar las finalidades y solicitar la autorización.

Si pretende utilizar los datos personales que capta para una finalidad diferente a la que el usuario está facilitando sus datos, y sobre todo si ésta requiere aprobación expresa, deberá indicarlo claramente y, por ejemplo, aparte de hacer aprobar la política de privacidad, colocar otra casilla solicitando aprobación para realizar envíos comerciales.

Otra recomendación es huir de las cláusulas muy extensas, difíciles de entender y llenas de referencias a textos legales. La nueva política es explicar claramente y en un lenguaje comprensible para qué capta sus datos, y qué tratamiento les dará. Olvídese de empezar los textos con un “De acuerdo con la Ley...” y enunciar números, nombres y fechas de aplicación. No interesan ni aportan nada al usuario, por el contrario, desincentivan y hacen más difícil la lectura y, por tanto, se entenderá como falta de transparencia y voluntad de informar.

Estas prácticas son cada vez más comunes y, más allá de cumplir con el nuevo reglamento, generan confianza en los usuarios. Recomendamos empezar a implementarlas.