Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso Obtener más información Aceptar

LA APROBACIÓN EXPRESA PARA ENVÍOS COMERCIALES

24-07-2018
LA APROBACIÓN EXPRESA PARA ENVÍOS COMERCIALES

Desde el punto de vista de los ciudadanos, uno de los aspectos más destacados del nuevo Reglamento de Protección de Datos es la necesidad, que impone a los responsables de tratar sus datos, de tener su aprobación expresa y demostrable para utilizarlos para finalidades diferentes a aquellas para las que fueron obtenidos. Por contra, dicho aspecto supone una exigencia importante para las empresas, que deberán recabar los consentimientos necesarios.

 

El caso más relevante es la autorización para realizar envíos comerciales por medios electrónicos. En este punto se abren varios interrogantes por parte de las empresas ¿Puedo seguir enviando información comercial a mis clientes? ¿Tengo que solicitar autorización a todos? ¿Cómo debo conservar las aprobaciones?

Son preguntas pertinentes sobre las que intentaremos poner algo de luz.

En primer lugar, el nuevo reglamento, al igual que la LOPD, considera que las empresas y profesionales tienen un interés legítimo en informar a sus clientes sobre sus productos y servicios.

Aquí debemos remarcar que sólo se pueden considerar clientes aquellas personas con quienes tenemos efectivamente una relación comercial y facturación, y no cualquiera a quien hayamos hecho un presupuesto o nos haya solicitado una información puntual. En estos casos no tendrían la condición de clientes y, por tanto, la legitimación para enviarles publicidad. La primera conclusión, por tanto, es que debemos ser muy prudentes a la hora de determinar si existe o no interés legítimo y limitarlo a los clientes efectivos.

Pero aun existiendo dicho interés legítimo tenemos que dar la oportunidad de que nos nieguen su consentimiento. Por tanto, en cualquier comunicación comercial dirigida a nuestros clientes les debemos dar la posibilidad de oponerse.

Respecto a las listas de envíos que podamos disponer, y cuyos titulares no sean clientes, salvo que ya dispongamos de autorización de forma demostrable, deberemos solicitar aprobación.

Una forma de hacerlo es mediante un envío no comercial en la que de forma clara les solicitemos su autorización. Es muy importante entender que, a diferencia de cómo se solía hacer hasta ahora, no se puede aceptar una aceptación por silencio o ausencia de negación. Debemos obtener una respuesta afirmativa, y dado que esto es así, recomendamos facilitarla al máximo incluyendo un botón en el correo, o un enlace, para facilitar esta labor.

Esta acción no necesariamente tiene que suponer la pérdida de nuestras bases de datos, podemos utilizar toda nuestra creatividad para obtener el consentimiento, incluso ofrecer incentivos por la respuesta (hacer un sorteo entre las respuestas, por ejemplo).

Por último, estaría la forma de obtener la aprobación de los nuevos contactos. En este caso el método de obtención de la aprobación es sencillo, ya que podemos solicitarlo en el momento de obtener los datos en la misma cláusula o circular en las que les informamos del tratamiento, incluyendo una casilla que deberán marcar si desean dar su aprobación.

Estas casillas no pueden estar pre-marcadas. Tampoco podemos hacer que sea obligatorio marcarlas para enviar o facilitar los datos.