Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis propias, para facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web Obtener más información

Aceptar
Volver

El comercio electrónico. Cómo regular las condiciones de contratación

03-01-2017
El comercio electrónico. Cómo regular las condiciones de contratación

Una tienda online está regulada principalmente por tres leyes. En cuanto a página web accesible al público está sujeta a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información. Respecto al intercambio de datos personales que se pueda producir queda regulada por la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales. Finalmente, centrándonos en la propia actividad de la venta online, está regulada por la Ley de Defensa de los Consumidores y Usuarios (RDL 1/2007) que fue actualizada en el año 2015.

Esta última Ley establece con detalle la información que debe facilitarse a los consumidores antes de que efectúen la compra, sobre cuáles son sus derechos y qué contenido debe tener el contrato de venta.

La forma correcta de hacerlo es redactar unas Condiciones de Contratación, que incluyan todos los puntos que exige la ley, y colocarlas en un enlace que permita su descarga junto a una casilla de aprobación antes de que se proceda a confirmar la compra.

En este documento deben quedar reflejadas todas las condiciones de la venta tales como la inclusión del IVA o los gastos de transporte en el precio, la garantía de los productos, la política de devoluciones, el ámbito de la venta, el proceso de compra, las formas de pago, el derecho de desistimiento, la delimitación de responsabilidades, etc.

Cuanto mejor redactadas estén y menos lagunas haya, menos problemas tendremos en el caso de que se produzca una incidencia en la venta. Es importante ser preciso y establecer con claridad de quién son las diferentes responsabilidades a lo largo del ciclo de venta hasta la entrega y en qué momento se produce el cambio de titularidad de los bienes.

Por último mencionar que está totalmente desaconsejado copiar un contrato de otra página web y no sólo porque sea ilegal vulnerar la propiedad intelectual. Aunque en una lectura del texto copiado nos pueda parecer que es correcto y que podemos adaptarlo, las condiciones legalmente exigibles varían según los productos que se vendan y son muchas las variables que pueden cambiar. Mejor encárgueselo a su abogado.

Noticias relacionadas