Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso Obtener más información Aceptar

EL CÓDIGO DE CONDUCTA COMO PRUEBA EN UN DESPIDO

22-01-2018
EL CÓDIGO DE CONDUCTA COMO PRUEBA EN UN DESPIDO
La existencia de un Código de Conducta en la empresa ha sido considerada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía como prueba en una sentencia de despido.

Los Códigos de Conducta son uno de los elementos clave en la implantación de un Programa de Cumplimiento Normativo. Es una consecuencia de los requisitos que establece el Código Penal a los modelos implantados para que sean eximentes para la empresa. En concreto exige el establecimiento de un sistema disciplinario adecuado que sancione el incumplimiento de las medidas que establezca el modelo.

Para poder sancionar es necesario establecer con claridad cuáles son las conductas sancionables, y éstas quedan recogidas en el Código de Conducta.
El sistema disciplinario debe ajustarse a lo dispuesto en Estatuto de los Trabajadores y en el Convenio Colectivo aplicable y en caso de incumplimiento grave, si dicho incumplimiento del Código lleva asociado por su gravedad un despido, puede ocasionar el despido procedente del infractor.

La sentencia del TSJ de Andalucía recoge que la existencia del Código acredita que el empleado conocía su contenido y había firmado su aceptación y que, por tanto, la actuación del trabajador supuso una vulneración del Código de Conducta de la compañía el cual se había comprometido cumplir en su desempeño profesional.

Podemos concluir que los códigos de conducta, al ser aceptados expresamente por el trabajador, se consideran como documentos vinculantes para el mismo, aún más si la empresa ha formado al trabajador sobre el mismo para poder acreditar que entendía su contenido. Esta vinculación tiene dos vertientes. Por una parte, como hemos dicho, acredita que el trabajador conoce cuáles son los comportamientos o acciones que la empresa no considera aceptables y, por otra parte, que el trabajador podrá ser sancionado por no adecuarse a lo indicado en dicho Código de Conducta.

Esta sentencia pone de manifiesto la importancia de contar con un Código de Conducta.